Dos motochorros vieron a una chica sola en la puerta de su casa y pensaron que era un blanco fácil. Grave error. La joven de 22 años era una luchadora de jiu-jitsu que puso en práctica las técnicas que aprendió en el tatami.

El hecho ocurrió el martes pasado en Manaos, en el estado de Amazonas, al noreste de Brasil y fue grabado por vecinos, informó el diario O Globo.

Uno de los asaltantes se bajó de la moto y le dijo que entregara su celular. Sabrina Leites, de 22 años, tiró el aparato adentro de su casa. El ladrón comenzó a darse a la fuga y un vecino que pasaba en auto lo encerró y lo golpeó con el vehículo.

Sabrina corrió hasta el lugar donde había caído el delicuente y lo inmovilizó con un «mata león» -un llave de ahorque en el cuello- y luego lo mantuvo en el piso durante 20 minutos con una llave de brazo hecha con sus piernas. Mientras, el ladrón gritaba de dolor y pedía que lo soltara, y ella lo golpeó en la cara, le hizo una torsión de muñeca y le dijo que se callara.

«Me di cuenta de que no estaba armado. Solo me quiso asustar y me dijo ‘dame el celular’. Vi que no tenía nada, por eso reaccioné«, explicó la víctima del robo a O Globo.

«Me quedé casi más de 20 minutos con él inmovilizado, para que no pueda huir. Mi primo y otros chicos se quedaron alrededor, hasta que llegara la policía» contó la joven, que practica jiu-jitsu desde hace cuatro años y dijo no estar interesada en participar de torneos.

El sospechoso de 18 años fue detenido e identificado como Magdiel Lima da Silva y fue acusado de robo en grado de tentativa.

 

Fuente: TNMundo