El Parlamento británico votará un plan alternativo para concretar la salida de la Unión Europea, un proceso conocido como Brexit cuya fecha límite es el 29 de marzo venidero.

Según comentó este jueves la líder conservadora de la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, la fecha elegida para votar el plan B es el martes 29 de enero.

Antes, la primera ministra Theresa May se presentará este lunes ante en la Cámara baja para anunciar los próximos pasos y presentará una moción, que será debatida y votada el 29 de enero.

Leadsom hizo el anuncio después de que los parlamentarios rechazaran el pasado martes el pacto del Brexit que May había negociado con la UE. Fue una derrota catastrófica, que incluso derivó al día siguiente en una moción de censura presentada por los laboristas. La premier logró atravesarla por apenas 19 votos.

May empezó a negociar con líderes de la oposición el mismo miércoles por la noche, buscando un consenso sobre el Brexit que luce complicado cuando faltan poco más de 2 meses para la fecha prevista de salida.

El jefe del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se negó a reunirse: quiere que ella primero renuncie a abandonar la UE sin acuerdo. «Decepcionada», se mostró la primera ministra, aunque su puerta seguía «abierta».

Tras 2 años y medio fracasando en el intento de unificar su propio partido alrededor de un proyecto de Brexit, May asegura trabajar con «espíritu constructivo» y pidió a sus oponentes que hagan lo mismo.

«No será una tarea fácil pero los diputados saben que tienen el deber de actuar por el interés nacional y llegar a un consenso«, dijo frente al número 10 de la calle Downing, su residencia oficial, luego de juntarse con liberal demócratas, nacionalistas escoceses del SNP y del partido nacionalista galés Plaid Cymru.

En la agenda de May figuran la única diputada de los Verdes, Caroline Lucas, más los euroescépticos del conservadurismo y el pequeño partido unionista norirlandés, el DUP.

Fue este partido aliado, a veces intransigente, el que le permitió superar la moción de censura que terminó rechazada por 325 votos contra 306.

Theresa May tiene hasta el lunes para proponer un «plan B». Pero su gobierno sigue dividido.

 

Fuente: www.clarín.com