La Unidad Fiscal de la Comisaría 60º de Las Paredes investiga un hecho insólito y preocupante, ya que tiene que ver con los alimentos de un comedor escolar.

Eugenia Crespo, celadora de la escuela Amador Burgos de Capitán Montoya, ingirió un pedazo de milanesa que le ocasionó una grave intoxicación.

La mujer tuvo que ser asistida en el hospital Schestakow y luego fue trasladada a la Policlínica Privada. De acuerdo a los análisis practicados, todo indicaría que el pedazo de carne que comió tenía veneno para ratas.

A partir de allí fue grande el revuelo en la comunidad educativa, considerando que los padres de los alumnos pidieron explicaciones a las autoridades escolares, ya que los niños almuerzan en el colegio.

Los ojos están puestos sobre otra celadora, aunque desde  la Dirección General de Escuelas señalaron que no pueden tomar ningún tipo de medidas hasta no tener mayor información de la Policía.

Por ahora, nada se descarta. Esto significa que podría llegar a tratarse de un hecho accidental o intencional.