El 9 de noviembre se celebra el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre. El propósito de esta conmemoración es promover la donación de sangre como práctica habitual, voluntaria, solidaria y anónima y fomentar estilos de vida saludables entre los donantes habituales, condiciones esenciales para garantizar sangre segura.

La fecha fue dispuesta por la Ley 25936, de 2004, que estableció que el día en que el doctor Luis Agote, médico e investigador argentino, creador de la técnica de transfusión de sangre mediante citrato de sodio –de fundamental importancia terapéutica, ya que evita la coagulación de la sangre– realizó la primera transfusión con este método, el 9 de noviembre de 1914, en el Hospital Rawson de la ciudad de Buenos Aires.

La incorporación también incluye sumarlo al calendario escolar como jornada de reflexión sobre el tema. Se trata de incrementar el número de donaciones motivando a quienes ya las han realizado a convertirse en donantes regulares y concienciando a toda la población acerca de los beneficios de este acto altruista.

El Gobierno provincial apuesta por políticas de Estado que favorezcan la donación voluntaria de sangre, desde un trabajo de promoción de la donación, además de equipar con tecnología de punta, el CRH y a toda la red de servicios de hemoterapia de la provincia.

En 2016, se obtuvieron por medio de colectas externas, extracción en el CRH y en los distintos nodos hospitalarios, 19.659 donantes, donde hubo 18% de donantes voluntarios y 82% de donantes de reposición.

El Centro Regional de Hemoterapia y su red de servicios de sangre trabajan para lograr abastecerse el 100% con donantes voluntarios y habituales de sangre. Es por ello que se realizan campañas de donación voluntaria en el territorio provincial.