Es para sortear las trabas del sistema financiero a las farmacias que venden cannabis; aceptarán efectivo.

La batalla del sistema financiero contra el experimento estatal de Uruguay para vender marihuana llevó al gobierno de Tabaré Vázquez a anunciar hoy que creará una nueva vía para comercializarla, a través de un tipo de negocios que sólo venderán cannabis y que trabajarán con efectivo.

El anuncio fue hecho por el prosecretario de la presidencia, Juan Andrés Roballo, y se enmarca dentro de los esfuerzos de Uruguay por sortear las trabas que el sistema financiero ha puesto a las farmacias que comercializan la droga. La venta de marihuana en las farmacias era hasta el momento la pieza clave de la norma que legalizó el mercado de cannabis en el país, pero se topó con una complicación: los bancos se niegan a trabajar con empresas que participen en la producción y comercialización de la droga.

Roballo precisó que se busca que los nuevos expendios “sean más adaptables al uso del efectivo para evitar las dificultades que se generaron con las farmacias”. Agregó que serán establecimientos privados y que los detalles se conocerán en los próximos días, cuando el gobierno publique un decreto para regular la nueva actividad. Esta idea no anula la habilitación de farmacias que quieran seguir operando en efectivo, explicó el funcionario.

“No tenemos previsión de que se caiga el sistema. Hay farmacias que ya han manifestado que van a seguir con la venta de marihuana a pesar de estas restricciones. Pero tenemos la posibilidad de ofrecer alternativas y vamos a seguir trabajando en eso”, dijo. “Lo mejor, y definitivo, sería el cambio de legislación [en Estados Unidos].”

Por lo menos tres de las 16 farmacias que vendían cannabis ya desistieron de hacerlo, luego de que los bancos les advirtieran que no podrían continuar operando con ellos. Otras farmacias ya fueron informadas de que sus cuentas serían cerradas si no dejan de vender marihuana.

Aunque existe una ley que habilitó y regularizó el mercado de esa droga en Uruguay, el comercio de marihuana sigue siendo ilegal en la mayor parte del mundo, por lo que los bancos de los países donde está prohibido -como los de Estados Unidos- no pueden aceptar dinero proveniente de esa actividad. Los bancos uruguayos podrían hacer peligrar sus vínculos y corresponsalías con la banca internacional si desconocen esa normativa.

En Uruguay es complicado que una empresa no tenga acceso al sistema financiero, ya que los sueldos de los empleados deben depositarse en una cuenta bancaria por obligación legal, estando prohibido el pago en efectivo o en cheques.

La venta de marihuana en las farmacias comenzó el 19 de julio pasado. Al comenzar había 4959 clientes registrados, pero el número subió a 13.555, según datos del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

Luego de registrarse en una oficina del correo, cada usuario puede acceder a 40 gramos de la sustancia cada mes. Para registrarse hay que ser mayor de 18 años y ser ciudadano uruguayo o tener residencia legal en el país. El precio del gramo de marihuana fue fijado en el equivalente a 1,30 dólares.

El Parlamento sancionó el 10 de diciembre de 2013 la ley que transformó a Uruguay en el primer país en regularizar todos los aspectos vinculados al consumo de marihuana. La ley también habilitó el cultivo personal de cannabis y la formación de clubes de cultivo, dos alternativas que tienen los mismos requisitos de inscripción.

Según el Ircca, 7106 personas cultivan hasta seis plantas de marihuana de modo legal en su domicilio y se han registrado 64 clubes.

 

Fuente: www.lanacion.com.ar

www.ciudadanosur.com.ar