La crisis política y económica de Venezuela se incrementa con el correr de las horas. En el medio de un aislamiento de la comunidad internacional, que no reconoce al gobierno de Nicolás Maduro, el canciller de ese país, Jorge Arreaza, denunció ante la ONU que hay un “intento de golpe de Estado promovido por Estados Unidos”.

Arreaza planteó esta situación al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, tras acusar más temprano en Twitter al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y “otros voceros extremistas” de buscar “desestabilizar el país e incitar la violencia”.

“No es sencillo hacer una revolución socialista a tan pocas millas de ciudades como Washington y Nueva York”, dijo Arreaza en un monólogo de más de 20 minutos a periodistas, en el que denostó la “permanente interferencia, intromisión, injerencia de Estados Unidos y de sus gobiernos satélites en Venezuela para provocar un cambio de régimen por vías no constitucionales”.

El funcionario sostuvo que su país “vive un bloqueo económico” parecido al de Cuba. “Pretenden montar un golpe de Estado en Venezuela. El objetivo es ahorcar la economía venezolana y forzar un cambio de régimen”.

Las acusaciones del gobierno chavistas surgieron un día después de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, hablara por teléfono con el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, para elogiar su “valiente liderazgo” y ofrecer “apoyo continuo” al Legislativo.

Venezuela tiene, en este momento, dos mandatarios que se disputan el poder. Maduro, por un lado, elegido en elecciones en las que no participaron miembros de la oposición, algunos de ellos detenidos. Por el otro, Juan Guaidó, titular de la Asamblea Nacional y reconocido por representantes de la comunidad internacional como el jefe de Estado.

Entre los mandatarios que rechazan a Maduro están Mauricio Macri y Jair Bolsonaro. Los jefes de Estado se encontraron este miércoles en Brasilia, donde expresaron su rechazo a la figura del dirigente chavista.

Ambos líderes acusaron al mandatario venezolano de haber llevado adelante “elecciones ficticias”, “buscar perpetuarse en el poder” y de haber encarcelado a miembros de partidos opositores. Además, reconocieron a la Asamblea Nacional como la única institución legítima en Venezuela. De esta manera, los presidentes de Brasil y de Argentina reafirmaron la “condena a la dictadura de Maduro”.

 

Fuente: TNmundo