Luego de que las fuerzas de seguridad le impidieran a la oposición venezolana ingresar al Parlamento para participar de la elección de las nuevas autoridades, los diputados excluidos llevaron a cabo un acto paralelo en el que nombraron a Juan Guaidó presidente de la Asamblea Nacional.

La improvisada ceremonia tuvo lugar en la sede del diario El Nacional, y de ella solo participaron legisladores contrarios al Gobierno de Nicolás Maduro. En tanto, durante la sesión de este domingo a la tarde, que contó con mayoría de parlamentarios oficialistas, Luis Parra fue designado para la ocupar el mismo cargo que ahora se adjudica Guaidó.

En la sede del periódico de Caracas, cien legisladores opositores, incluidos los miembros de la fracción 16 de Julio -contrarios al presidente Nicolás Maduro, pero también críticos del líder de la oposición-, se expresaron a favor de la continuidad de Guaidó, a quien casi sesenta países reconocen como presidente interino de Venezuela.

«Agradezco la honra que me confieren», dijo el funcionario minutos antes de ser reelecto. Luego, apoyó su mano sobre la Constitución y realizó el juramento de rigor.

«Juro ante Dios y ante el pueblo de Venezuela hacer cumplir esta Constitución y los deberes inherentes al cargo de presidente del Parlamento y presidente encargado de Venezuela, para hacer valer los derechos de nuestros hermanos venezolanos», manifestó.

Por su parte, Juan Pablo Guanipa, del partido Primero Justicia, y Carlos Eduardo Berrizbeitia, de la agrupación Proyecto Venezuela, fueron elegidos primer y segundo vicepresidente del organismo respectivamente.

Más temprano este domingo, Guaidó y un nutrido grupo de legisladores se quedaron fuera del Palacio Federal Legislativo, donde el chavismo y antiguos aliados de la oposición eligieron en una cuestionada sesión a Luis Parra como nuevo jefe del Parlamento.

Guaidó y varias decenas de diputados estuvieron durante horas retenidos en los cordones instalados por la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en un operativo conjunto con la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en los alrededores de la Asamblea Nacional.

Según informó EFE, desde el chavismo dijeron que la sesión se llevó a cabo con 140 diputados, y que Guaidó no ingresó al Palacio Legislativo porque «no tenía los votos» para ser reelegido. Sin embargo, la imagen del líder opositor intentando saltar la reja que lo separaba del predio donde se encuentra la Asamblea Nacional dio la vuelta al mundo.

Sobre lo ocurrido, Guaidó sostuvo que el accionar de las fuerzas de seguridad representó un «golpe al parlamento», y denunció que quienes eligieron a Parra este domingo lo hicieron «sin votos ni quorum».

Por su parte, el Gobierno argentino condenó los incidentes. «Resultan inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto para elegir a las nuevas autoridades», sostuvo Cancillería.

 

Fuente: www.tnmundo.com