Rafael Nadal y María Francisca Perelló decidieron casarse en su tierra natal, Mallorca, durante el otoño europeo (primavera en Argentina) después de 14 años de relación. 

Los novios se comprometieron el pasado mes de mayo durante una estancia en Roma y mantuvieron hasta ahora en secreto su decisión y la fecha del casamiento, según informó la revista ¡Hola! esta mañana.

Nadal había dado indicios de esta posibilidad cuando hace poco tiempo declaró que quería formar una familia con su pareja de toda la vida: «Evidentemente, tengo la intención y la ilusión de formar una familia. Me encantan los niños y me gustaría que mis hijos hicieran lo que a ellos les guste», sostuvo el número dos del mundo.

Ya en una etapa avanzada de su carrera (Rafa tiene 32 años), parece que el español tendrá en el futuro un motivo para mantenerse ocupado cuando llegue el momento de estar fuera de las canchas.

¿Quién es la futura prometida de Rafa?, Xisca y Nadal se conocieron por medio de la hermana del tenista, Isabel, quien era compañera de Perelló en el colegio. Entre ellas mantienen una gran relación de amistad, aún con el paso de los años.

Como Nadal, Francisca también es de Manacor. Su padre es un constructor, Bernat Perelló, y su madre, una funcionaria local, María Pascual. «Meri», como le dice su entorno, se licenció en dirección y administración de empresas en la Universidad de las Illes Balears; trabaja como directora de estrategia y relaciones Institucionales en la Fundación Rafa Nadal, donde se relaciona constantemente con la madre del tenista, Ana María Parera, que es presidenta de la fundación.

En los 14 años que llevan juntos, cada vez que Rafael Nadal disputa un torneo, se la puede ver sentada en la tribuna apoyándolo: el antecedente más reciente es en el Australian Open, donde el español cayó en la final a manos de Novak Djokovic por 6-3, 6-2 y 6-3. Más allá de que es permanentemente enfocada por las cámaras, mantiene un bajo perfil y lleva su vida privada alejada de los medios de comunicación: Perelló no da notas, más allá de alguna esporádica aparición para explicar la tarea de la Fundación. Ahora, llegó el tiempo de la formalización para una de las parejas del tenis más famosas -aunque a veces parezca que esa fama es a su pesar.

 

Fuente: www.clarín.com