Fuertes versiones indican que el conductor estaría incómodo con algunas actitudes de su compañera.

Damián de Santo llegó hace poco a la conducción de Morfi, todos a la mesa para reemplazar a Gerardo Rozín. Sin embargo, todo incida que su relación con su compañera Zaira Nara no sería nada buena.

El problema sería que el actor no podría tolerar ciertas actitudes altaneras de la modelo, según informó el periodista Lío Pecoraro.

Ciertas versiones también indican que la producción del ciclo tampoco está de acuerdo en que Zaira tome la posta en solitario del ciclo.

 

Fuente: www.ratingcero.com

www.ciudadanosur.com.ar