El representante legal de la Dirección General de Escuelas, Dr. Walter Abaurre, señaló con firmeza que el caso de la celadora de la escuela Amador Burgos, que supuestamente se había intoxicado al consumir una milanesa envenenada, “fue todo un invento, conforme a las pruebas que tenemos”.

El profesional aseguró que “el informe del Cuerpo Médico Forense dice que no sufrió ningún tipo de intoxicación. Quizás el problema que tuvo fue por otra cosa que ingirió, pero nunca se trató de veneno”.

La respuesta de Abaurre es en relación a la denuncia de la celadora que había afirmado que se intoxicó al comer una milanesa con veneno para ratas.

Quien también habló fue la supervisora del colegio, profesora Nancy Aguirre, que desde hace una semana que está instalada en la escuela de Capitán Montoya.

“Feliz porque finalmente la verdad está saliendo a la luz. Por supuesto que los tiempos de la Justicia, no son los tiempos de la escuela, pero acá ya sabemos que no hubo intoxicación por veneno”, dijo Aguirre.

La comunidad tiene que quedarse tranquila y confiar en nuestra institución. Los padres tienen que creer en nosotros porque no nunca vamos a tapar nada que perjudique a los niños”.