¡ Colón finalista de la Copa Sudamericana! El Sabalero llegó a la definición de un torneo internacional por primera vez en su historia. Tras empatar en un global de 3-3 con Atlético Mineiro (perdió 1-2 en Brasil y había ganado por idéntico resultado en Santa Fe), se impuso por 4 a 3 en la definición por penales y ahora definirá el trofeo ante Independiente del Valle de Ecuador, que eliminó a Corinthians, de Brasil, con un global de 4-2. La final será el 9 de noviembre, en la Nueva Olla de Asunción. La gran figura de la noche fue Leonardo Burián, arquero que se lució en los 90 minutos y que en la serie final desvió los remates de Rever y Juan Cazares. Colón intentará sumar la novena Copa Sudamericana para el fútbol argentino, tras los éxitos de Boca (2), Independiente (2), Lanús, River, Arsenal y San Lorenzo.

Sufrió el equipo santafesino en todo el primer tiempo, en donde casi no pudo cruzar la mitad de la cancha, salvo por alguna jugada de córner o de pelota parada. Pese a las dos líneas de cuatro puestas por Pablo Lavallén, desde el comienzo se le hizo muy complejo frenar el ímpetu de un equipo local con velocidad y ataques respaldados para vulnerar el fondo sabalero. Tal es así que -solo en los primeros 45 minutos- Atlético Mineiro tuvo el 70% de la posesión del balón y remató 15 veces al arco, contra solo dos del visitante.

La resistencia de Burian se quebró a los 39 minutos de la primera etapa, con un zurdazo de Franco Di Santo que levantó la red del arco de Colón; el N° 9 argentino, que había sido ofrecido a Boca en el último mercado de pases, resolvió con un movimiento de media vuelta tras recibir un centro pelotazo frontal de Cazares y tomar un rebote de un fallido despeje de Ortíz que dio en Luan. Un minuto antes, justamente, Yimmi Chará se había perdido un gol increíble definiendo solo debajo del arco, en el área chica, porque la pelota se le levantó justo luego del centro desde la derecha de Luan.

El gol de la esperanza: Luis Rodríguez

El 1-0 no calmó a Mineiro, que siguió empujando y casi convierte el segundo tanto antes del final de la primera etapa con un remate de Luan, desde afuera, que se desvió en un futbolista de Colón y descolocó a Burian, que igual mandó la pelota al córner en una gran reacción, cuando se le metía en el ángulo superior derecho.

En el segundo tiempo Colón intentó una reacción tratando de pararse unos metros más adelante, pero -tras un contraataque letal luego de un tiro libre a favor del sabalero- Chará recibió de Cazares y metió un zurdazo cruzado que se metió junto al palo izquierdo de Burian.

Los ingresos de Cristian Bernardi y de Gabriel Esparza (en reemplazo de Aliendro y Escobar, respectivamente) buscaron darle otra presencia a la mitad de la cancha, y lograron generar alguna aproximación al área defendida por Cleiton, aunque no tuvo peso ofensivo en los metros finales. El local bajó la intensidad y el ritmo en comparación con la primera etapa, pero también pudo llegar al tercer grito de contraataque.

Y cuando parecía que la eliminación estaba sellada, Elías le cometió un penal a Morelo a diez minutos del final (bien sancionado por el colombiano Rojas) y el Pulga Rodríguez lo transformó en el descuento con un derechazo cruzado. Suficiente para estirar la definición a los penales.

Para Pablo Lavallén también era un partido especial. No solo porque buscaba el pasaje a la final del torneo continental, sino porque había logrado (en parte) revertir su inestable situación: había estado al borde del despido por los malos resultados, pero haber llegado a las semifinales de la Copa Sudamericana le había dado aire, también un par de resultados positivos en la Superliga: los triunfos ante Gimnasia (2-1) y San Lorenzo (2-1). Y en la última fecha, pese a jugar con un equipo de suplentes, casi logra revertir un 0-3 ante Lanús, en el Sur, aunque al final no pudo evitar la derrota: fue 2-3 tras los descuentos de Leguizamón y Fritzler. Pero en Brasil volvió a festejar: encontró el desahogo con los dos penales convertidos por la Pulga Rodríguez (el segundo con una bola lisa magnífica) y los remates atajados por Burián para darle rienda suelta a la ilusión internacional.

 

Fuente: www.lanación.com