De paso por nuestro departamento el presidente de Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Dr. Jorge Nanclares, expresó que la idea de Alfredo Cornejo de aumentar el número de integrantes del tribunal es totalmente lícito.

“Ese proyecto no viola la Constitución, ya que la misma dice que el mínimo de ministros es de siete. Eso quiere decir que pueden ser nueve u once”, aseguró el magistrado.

Respecto de la idea del Gobernador, independientemente de si es legal, opinó sin dudar que “esa es una decisión política y nos guste o no hay que respetarla”.

El argumento del Gobierno es que con las actuales salas (son dos) no alcanza para darle celeridad a los casos. Cornejo subraya que al elevarse a nueve la cantidad de jueces, se puede agregar una sala más. En tal sentido una sería para lo civil y comercial, otra para lo penal y la tercera para lo laboral. “Con tres salas, de tres integrantes cada una, las causas se van a resolver rápidamente”, argumenta cada vez que puede el radical.

¿Darle dinamismo al sistema depende del número de jueces entonces? es la gran pregunta hacia Nanclares. Allí no se puso colorado al responder tajante que “la mecánica y la agenda depende relativamente de los ministros”, anexando rápidamente que eso es más bien  “una cuestión de organización administrativa”.

La frase más popular, en cualquier tipo de trabajo, cuando hay falta de recursos humanos es “hay que laburar igual”. En esa vereda se paró Nanclares cuando remató: “Nosotros tenemos que funcionar  con siete, con cinco o tres integrantes”.