Las autoridades de Aguas y Saneamiento Mendoza dicen que “hay que ir hacia un consumo medido” y es por eso que tienen en mente colocar medidores en todos los hogares de la provincia.

Señalan que cada uno tiene que pagar lo que gasta. “La familia que consume más tiene que pagar más”, es el título que acompaña a la iniciativa.

Se trata de un proyecto que no será sencillo de implementar, teniendo en cuenta los costos. La idea es ir de a poco, y será el Gran Mendoza donde comenzará la historia. Se calcula que el año próximo empezará a aplicarse.

Desde la entidad aseguran que no solamente van a medir el uso domiciliario, sino que también van a contabilizar su propio sistema, considerando que hoy no es muy eficiente. Demás está decir que mucha pérdida de agua tiene que ver con una red defectuosa.

Será un proceso que durará varios años, pero no dudan en que hay que comenzar de una vez por todas, y así como ocurre con la luz y el gas remarcan que el agua debe medirse.

Están convencidos que de esa forma la gente se va a cuidar de no derrochar el agua. Sobre el particular indicaron que “la Organización Mundial de la Salud recomienda usar 250 litros por día por persona y en la provincia de Mendoza el uso es casi el doble”.

La idea de AYSAM es que cada vecino se haga cargo de lo que consume, dado que con un medidor las personas regularán su uso y de esa manera se evitarán pérdidas.