Fue una fiesta de Boca, en un día histórico. Por la fecha inicial del primer torneo de la era profesional del fútbol femenino, aplastó a River por 5-0 en la Bombonera en la tarde soñada de una ex River: Fanny Rodríguez, que en el segundo tiempo tuvo una actuación consagratoria y aportó tres gritos para la goleada.

Ante 4.000 personas que ocuparon parcialmente las plateas del coliseo xeneize, el conjunto local se mostró más ambicioso desde el arranque. Con el buen manejo y la movilidad de Clarisa Huber y Lorena Benítez, Boca controló el balón, aunque le costó elaborar jugadas de riesgo.

A los 23 minutos, el conjunto dirigido por Christian Meloni avisó con un tiro libre de Eliana Stabile (defensora del seleccionado argentino) que Florencia Chiribelo envió al córner. Y volvió a hacerlo a los 41, con un remate desde la medialuna de Andrea Ojeda que obligó a otra estirada de Chiribelo.

La tercera fue la vencida para Boca: a los 42, Fabiana Vallejos desbordó por la derecha y sirvió un centro al corazón del área que Florencia Quiñones, de cabeza, transformó en gol.

El comienzo del complemento acentuó el libreto de la primera mitad, con claro dominio del local. Incluso se profundizó, gracias a los desbordes de Carolina Troncoso, imparable por derecha. Y en ese contexto, fue lógico que la ventaja se ampliara.

A los 12 minutos, en una nueva carga ofensiva contra el arco de River, Fanny Rodríguez (la chica que jugó en River y festejaba sus goles como el Oso Pratto) aprovechó una pelota que le bajaron de cabeza para definir con el arco vacío y anotar el segundo gol del partido.

Y Boca, aun algo más refugiado atrás, no resignó sus ambiciones ofensivas ante un River que mostraba su impotencia. A los 25, otra vez Fanny Rodríguez, en un partido muy especial para ella, aprovechó con todo un contraataque y fue derribada dentro del área por Leguizamón. Claro penal que aprovechó Vallejos para darle al partido cifras de goleada.

River sufría el partido y Boca lo gozaba y soñaba con ampliar. Encima Fanny Rodríguez no cesaba en su empuje y en sus ganas de demostrar la pasión por su nueva casaca. Y todavía tenía mucho por demostrar.

La última línea de River intentó tirar el achique pero falló mucho la coordinación, y la que lo aprovechó fue justamente Fanny. Que encaró y sacó un remate furioso que se coló en el ángulo para hacer más grande la goleada.

El público que llegó a la Bombonera quería más. Y tuvo más. ¿Y de la mano de quién? De nuevo de Fanny Rodríguez, que volvió a mostrar su estirpe goleadora para clavar el 5-0 definitivo desde dentro del área. En un día muy especial para el fútbol femenino, la Bombonera era una fiesta. Claro que este fue solo el primer capítulo de una historia que tendrá muchos por escribir.

 

Fuente: www.clarín.com