El proyecto del nuevo Código Procesal de Familia enviado a la Cámara de Diputados de la provincia  busca agilizar los procesos de adopción. Para esto se establecen, audiencias orales, inmediación (contacto directo del menor con el juez) y plazos claros y fijos para cumplir con cada parte del procedimiento.

Desde el Gobierno de Alfredo Cornejo informaron que la normativa contempla procedimientos especiales para menores con familia o sin ella. Por ejemplo: frente a un menor que tenga familia establecida, el término del procedimiento para declarar la situación de adoptabilidad será de ocho meses y medio (incluidos los seis meses de revinculación con la familia). En cambio, cuando se trate de un menor sin familia, el término se reduce a 75 días corridos, teniendo los plazos máximos establecidos en el proyecto.

Vencidos los plazos mencionados anteriormente, se pasa a la etapa de guarda con fines de adopción, la que será declarada en un término de 53 días como máximo. La sentencia que la declare establecerá el plazo de guarda, que no podrá de exceder de seis meses. Llegando así al juicio de adopción, en el que será declarada la adopción del menor por el juez de Familia y Violencia Familiar en el plazo de 24 días.

Vale aclarar que siempre se tendrá en cuenta que todos estos plazos podrán ser reducidos por el juez atendiendo la situación de vulnerabilidad de la persona menor de edad.

La idea del Ejecutivo es que, con estas nuevas herramientas, un adoptante deberá esperar  nueve meses como máximo para adoptar a una persona menor de edad que tenga la situación de adoptabilidad declarada.