Alcanza con poner un pie del otro lado de la puerta para que la billetera tenga que salir de manera obligatoria del bolsillo. Es que en los locales gastronómicos nada es gratis, ni siquiera el agua.

Lo anterior podría cambiar, “quizás dentro de poco”, según Cecilia Paez, senadora provincial del PRO presentó  un proyecto para que todos los restaurantes de la provincia dispongan de agua potable gratuita para los comensales.

En la actualidad, independientemente de la bebida que acompañará al plato, si un cliente quiere un vaso de agua, o medio, no le queda otra que pagar por una botella (mineral).

“El agua es garantía de vida, por eso tiene que ser gratis”, dijo la legisladora en conversación con nuestro medio. Añadió después que la iniciativa se está conversando con otros senadores y confía en que tendrá apoyo.

Resta esperar la opinión de las cámaras que nuclean al sector, aunque en ese sentido todo indica que no sería un inconveniente, debido que el agua envasada no significaría una diferencia importante en las ganancias.

Un dato a tener en cuenta es que, en la actualidad, el agua potable gratis ya es una obligación para los boliches, ya que la Ley de Diversión Nocturna de Mendoza indica que los locales deben garantizar el suministro para consumo sin costo alguno.

La normativa, controlada por la Subdirección de Control de Eventos y Locales de Esparcimiento, del Ministerio de Seguridad, obliga a los bolicheros a garantizar el agua gratuita hasta el horario de finalización de las actividades.