El proyecto del nuevo Código Procesal de Familia ya está en la Legislatura provincial. La iniciativa del Ejecutivo, que busca acelerar los procesos como los divorcios, transita las oficinas de la Cámara de Diputados. En ese sentido, desde el Gobierno de Alfredo Cornejo confían en que tenga rápido tratamiento.

La idea es adecuar nuestra legislación al nuevo Código Civil Comercial de la Nación. De esta forma los jueces de Familia de nuestra provincia tendrán herramientas para mejorar el servicio de Justicia.

Entre las novedades, se destaca la audiencia oral inicial, elemento que sin dudas agilizará el procedimiento.

Sobre el particular, el ministro de Gobierno y futuro integrante de la Suprema Corte de Justicia, Damiro Garay señaló: “Estamos dando a la Justicia de Familia herramientas modernas que se las debía Mendoza. Con estas normas estamos completando el cambio que buscábamos para tener una mejor Justicia”.

Con el nuevo Código Procesal de Familia será muy simple y rápido divorciarse. Vale destacar que alcanza con el visto bueno de uno de los miembros para que la pareja se disuelva.

Es correcto subrayar que el divorcio puede ser bilateral, cuando ambas partes lo solicitan o unilateral, cuando una de los dos lo pide. En esos procesos se incluye la oralidad, esto significa que los tiempos se acortarán significativamente.

Desde el Gobierno indicaron que accionando los mecanismos como corresponde todo será más rápido, ya que cualquiera de los conyugues podrá peticionar el divorcio acompañando propuesta de acuerdo.

Garay aseguró que “los plazos para que el juez dicte una sentencia de divorcio será de 10 a 15 días”.

“Estamos adecuando los procedimientos a los importantes cambios en el derecho sustancial introducidos por el Código Civil y Comercial vigente desde el 1 de agosto de 2015”, expresó el funcionario.