Con la presencia del perito oficial, ingeniero mecánico Mario Roberto Giambastiani, se llevarán adelante la pericias lumínicas y mecánicas en el lugar donde perdió la vida Genaro Fortunato.

En calle El Chañaral, bajo la supervisión de la fiscal Andrea Rossi, se buscará determinar el grado de iluminación en ese sitio y de qué forma pudo incidir en la visión de Julieta Silva.

Por un lado, se revisará el tipo y potencia de luz de los postes colocados en la vía pública, y por el otro el alcance de las luces del vehículo manejado por la imputada.

De dicho análisis también podrán participar los profesionales aportados por la querella y también por la defensa. Esto significa que tanto el Dr. Tíndaro Fernández, como el Dr. Alejandro Cazabán tendrán la posibilidad de ofrecer peritos de parte.

La evaluación, que comenzará poco después de las 00:00 del viernes, tiene por objeto analizar cómo era la luz en ese momento, y de qué forma podía incidir en una persona con astigmatismo.

A eso hay que anexarle el estado del tiempo, caballito de batalla de la defensa, dado que Cazabán dijo que, además de lluvia, ese día y a esa hora también hubo niebla.

Este es un paso más dentro del extenso y escabroso camino de un caso que tiene infinitas aristas y que ha generado gran polémica en la opinión pública.

Por ahora, mientras la instrucción avanza, Julieta Silva permanece con prisión preventiva con la modalidad de domiciliaria, imputada de forma alternativa entre homicidio culposo agravado y homicidio simple.

Silvio Barroso