A pocos días de conocerse la sentencia por el crimen de Miguel Andel Lamelza, el joven comerciante oriundo de la Villa 25 de Mayo que fue asesinado y luego incinerado, los vecinos de aquel distrito acompañaron a la familia en una protesta que tuvo como escenario las escalinatas de la puerta principal de tribunales.

Allí, portando carteles, los manifestantes mostraron disconformidad con la decisión de la Justicia de condenar a los asesinos, Abel Blasi, Oscar Mondaca y Derly Berdugo a 18, 13 y 11 años de cárcel respectivamente.

Los vecinos coincidieron en que “son pocos años para tan horrendo homicidio”, añadiendo a coro que “seguro en pocos años andan de nuevo caminando en el pueblo como si nada”.

[Not a valid template]

Tal como ocurrió el día de la sentencia, Miguel, el padre de la víctima, dijo sumergido en dolor e impotencia que no entiende a la Justicia. “Resulta que le pegaron, lo mataron de un ladrillazo y encima lo prendieron fuego. ¿Cómo se explica que la condena fuera esa para personas que hicieron algo tan terrible?”, fueron sus palabras que se entrecortaban con llanto.

Por otro lado, los presentes, que no eran pocos, indicaron que están preocupados por algunos casos de inseguridad que se están dando en un pueblo que siempre se caracterizó por la tranquilidad.

Silvio Barroso