Parece un juego de palabras, pero simplemente, se traduce en, caza furtiva, se trata de cuatro ciudadanos oriundos de Tunuyán que hicieron estragos en las aguas sureñas.

El hecho ocurrió en la zona de Río Grande, mientras que fueron interceptados en Bardas Blancas.

A partir de esta falta, guardaparques, procedieron a secuestrar los elementos de pesca (cañas, reeles, anzuelos) y luego de los procedimientos administrativos, derechos a defensa y descargos que los infractores pudieran presentar, consideraron que se les realizaría una multa, correspondiente al exceso en las piezas, ya que superaban ampliamente el numero permitido y solo uno de ellos tenía carnet habilitante.

En tanto, el Jefe de la zona sur de guardaparques, Martín Palma recordó: “Se aproxima la fecha limite de pesca para que los peces puedan reproducirse en esta época, la veda comienza en el mes de Mayo y vamos a estar haciendo controles de rutina”.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv