“Impedimento del normal funcionamiento del transporte por tierra”, fue la carátula del caso que llevó a Raquel Blas y Roberto Macho a sentarse en el banquillo de los causados del Tribunal Colegiado II de la capital de nuestra provincia.

Los magistrados los condenaron a tres meses de prisión en suspenso por haber cortado la calle donde se ubica la Casa de Gobierno, episodio ocurrido en el marco de una protesta de estatales a fines de febrero de 2016.

Los trabajadores habían montado la queja en la puerta del edificio y luego se trasladaron a la calle Peltier, donde desplegaron banderas y pancartas. Blas y Macho, dirigentes históricos de la Asociación de Trabajadores del Estado, lideraban la manifestación, motivo por el cual tuvieron que enfrentar la acusación, que se transformó en condena en el día de ayer.

 

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv