El año pasado, en el mes de junio, General Alvear se vio conmocionado por el violento asalto a una pequeña despensa atendida por dos ancianos. Ocurre que delincuentes armados entraron en plena mañana al comercio, ubicado en Libertad y Chacabuco, y los golpearon salvajemente para robarse 50 pesos que estaban en la caja. Incluso les gatillaron y de milagro las balas no salieron.

Los ciudadanos del vecino departamento no podían entender la violencia empleada por los malvivientes que se llevaron tan diminuta suma de dinero.

Gracias al rápido accionar de los efectivos de aquella localidad, se logró atrapar a los delincuentes que resultaron ser padre e hijo.

Ambos, acusados de robo agravado, se sentaron en el banquillo de los acusados y finalmente recibieron una pena ejemplar.

Se trata de Gustavo Redemis, de 38 años de edad, (con frondoso prontuario) y su hijo rolando de 18 años.

Los dos fueron encontrados culpables, con distinto grado de responsabilidad, y en tal sentido recibieron 12 y 7 años de prisión respectivamente.