A raíz de que la inflación superó el aumento otorgado por la Provincia a los empleados públicos, se activó la cláusula gatillo. Esto significa que los trabajadores irán cobrando mes a mes la diferencia entre lo que recibieron de incremento y el índice inflacionario. Aunque hay un “pequeño detalle”, se toma como referencia la inflación del INDEC y no la de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas. En ese sentido vale aclarar que el dato de la primera es del 16%, en tanto que la de la segunda un 20%.

En conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, Cornejo indicó que, debido a que se alcanzó el umbral del 15,7% de inflación –conforme al IPC (Índice de Precios al Consumidor) que confecciona la zona INDEC Cuyo– el Gobierno de la Provincia decidió el incremento de los salarios para todos los empleados públicos, incluidos docentes, policías y penitenciarios.

Más allá del número concreto que van a recibir los empleados, es correcto resaltar que el acuerdo se hizo en mesa paritaria. Es decir, que los sindicalistas estuvieron de acuerdo con la propuesta de la cláusula gatillo tomando como referencia un dato nacional y no un provincial.

Los únicos que no alcanzaron un acuerdo en esos encuentros fueron los docentes, que terminaron recibiendo un aumento por decreto. En consecuencia, también van a percibir la diferencia con el mismo formato que los anteriores.