Pagará 19 millones de euros y, si bien fue condenado a dos años de cárcel, no irá a prisión. A cambio, se declaró culpable de cuatro delitos fiscales.

Luego de conocerse que Cristiano Ronaldo hizo las valijas para mudarse a la Juventus de Turín, la Agencia Tributaria de España cerró el conflicto con el portugués, que ahora podrá irse en paz tras su exitoso paso por el Real Madrid. Este problema tuvo su importancia en la decisión del jugador para cambiar de club.

CR7 alcanzó un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado por el que pagará una multa de casi 19 millones de euros y será condenado a dos años de prisión, aunque el jugador no irá a prisión a cambio de declararse culpable de cuatro delitos fiscales, según informó la agencia de noticias EFE de fuentes jurídicas.

El acuerdo estaba pendiente del visto bueno de Hacienda, que es el organismo que denunció a Ronaldo y cuyos responsables cambiaron recientemente como consecuencia del relevo en el Gobierno central.

Las acusaciones imputaban a Ronaldo de cuatro delitos contra la Hacienda Pública cometidos entre 2011 y 2014, y que suponen un fraude tributario de 14.768.897 de euros. Las cuotas supuestamente defraudadas son de 1,39 millones en 2011; 1,66 millones en 2012; 3,2 millones en 2013 y de 8,5 millones en 2014.

El acuerdo final por la vía penal rebajó ese importe unos 5,7 millones de euros, pero al sumar la multa y los intereses se llega a los casi 19 millones. También pagará las costas de la Abogacía del Estado en el proceso, según las fuentes consultadas por la agencia española.

Hay una discrepancia entre la Hacienda y la Fiscalía española sobre el criterio respecto a la sustitución de la condena penal de los dos años de cárcel. La Agencia Tributaria rechaza una multa y quiere una condena efectiva de dos años de prisión, que aunque no la cumpla en la cárcel, a Ronaldo le quedaría como antecedente para que no pueda reincidir en ese tiempo.

Igualmente, esa diferencia se disolvería cuando Ronaldo preste su conformidad en el Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde el portugués declaró como investigado hace casi un año.

Por una situación similar, Lionel Messi fue condenado por el Tribunal Supremo de España a 21 meses de prisión y una multa de 2.093.000 euros. En junio de 2017, el rosarino llegó a un acuerdo para abonar también una multa adicional de 504.000 euros para dejar sin efecto la pena de prisión.

Pero es larga la lista de los jugadores que arreglaron su situación, como Ángel Di María, quien fue condenado a pagar más de dos millones de euros y a un año de prisión sin efecto. El rosarino se declaró culpable de haber evadido 1.300.000 euros por sus derechos de imagen.

El ídolo xeneize Juan Román Riquelme, ex Barcelona y Villarreal, también fue condenado en febrero pasado por la Audiencia Nacional de España a pagar 573.540 euros. El Villarreal ya había sido condenado en septiembre por pagar a sus estrellas Forlán y Riquelme en paraísos fiscales, por lo que es previsible que el delantero uruguayo sea el siguiente en la lista.

Otro que fue señalado por el fisco español fue el DT José Mourinho, acusado de evadir 3.300.000 euros en derechos de imagen entre 2011 y 2012, cuando era técnico del Real Madrid, a través de sociedades en el exterior. El entrenador portugués del Manchester United se presentó en noviembre pasado ante un tribunal español y aseguró que el proceso se cerró en ese instante. 

Otros que tuvieron problemas por evasión fueron Marcelo, Xabi Alonso, los portugueses Pepe, Ricardo Carvalho y Fabio Coentrao, Luka Modric, Falcao, Alexis y Mascherano, entre otros.

Fuente: www.clarin.com