Pasan cosas insólitas en San Rafael. En el lugar donde habita la Justicia también “se pierden” cosas.

Una abogada concurrió a una de las oficinas del Palacio Judicial, y mientras hacía un determinado trámite, dejó su monedero y una carpeta sobre un mostrador. Concluida la diligencia se retira de ese despacho, olvidándose sus pertenencias.

Realiza un par de pasos por los pasillos y se percata de lo ocurrido, es entonces que regresa al lugar donde estuvo realizando las gestiones y se encuentra con la desagradable sorpresa de que la billetera no estaba.

De este extraño episodio toma conocimiento el fiscal Iván Ávalos, quien ordena cerrar todas las puertas del edificio y se requisa a las personas que estaban en el lugar. Otra de las medidas fue revisar el baño de las inmediaciones.

La inspección dio resultados negativos. El monedero, con dinero y documentación personal, de la abogada nunca a apareció.

Finalmente, la profesional terminó haciendo la denuncia en la Comisaría Octava. La causa se instruye como “averiguación hurto”.