Casi sobre el límite estipulado por la ley, respecto de los tiempos, la fiscal Andrea Rossi resolvió imputar a los dos detenidos por el horroroso homicidio del barrio El Nihuil.

A Cristian Pajón y Daniel Peñalve, de ellos se trata, se los imputó por el delito de «robo agravado por el uso de arma impropia en concurso real con homicidio en criminis causa en dos hechos en concurso real».

Estos sujetos fueron detenidos el día lunes, a horas del macabro hallazgo en la casa de calle Gutiérrez al 1500, donde se encontraron los cuerpos sin vida de Miguel Scalia y su esposa Liliana.

Respecto del “criminis causa”, el Código Penal indica que se da cuando el delincuente oculta otro delito o lo hace para asegurar sus resultados o procurar la impunidad para sí o para otro, o bien por no haber logrado el fin propuesto al intentar otro delito.

Aunque la Justicia no ha brindado muchos datos, trascendió que Miguel y Liliana perdieron la vida producto de severos golpes aplicados con un objeto contundente. En tal sentido del lugar del hecho se secuestró un caño, que podría ser el arma homicida.

La hipótesis más firme es que entraron a la casa durante la madrugada del domingo con fines de robo y que fueron reconocidos por sus víctimas, dado que ambos son de la zona. A partir de allí se desató la tragedia.

Si la causa prospera y se sostiene la sospecha de Rossi, Pajón y Peñalve arriesgan prisión perpetua.

Silvio Barroso