El gobernador de nuestra provincia señaló que se terminaron los ascensos de los policías mediante padrinazgo político. El primer mandatario indicó en ese sentido que para subir escalones “tendrán que rendir bien en el trabajo cotidiano, tanto en la prevención como en la represión del delito”.

Cornejo aseguró luego que únicamente quedarán trabajando aquellos uniformados que hagan bien su trabajo. Incluso, recordó que en la actualidad han sido sancionados alrededor de 1200 uniformados que no hicieron correctamente su labor.

Respecto del delito afirmó que “aunque seguimos en deuda con los mendocinos, hemos tenido mejoras en los últimos tres años”.  En el 2014 tuvimos la tasa más alta de homicidios, 9 cada 100 mil habitantes. En el 2017 tuvimos el 5,1 cada 100 mil habitantes, con sólo 98 homicidios en todo el año. Es la tasa más baja que Mendoza ha tenido en las últimas décadas. En el 2018 tuvimos 106 homicidios, 8 más que el año pasado, pero con una tasa del 5,3. Sigue siendo más baja que la del promedio de la Argentina. que es del 6,6”.

También hizo referencia a los robos, uno de los delitos que más preocupa a los ciudadanos mendocinos. Sobre el particular, aseguró que hubo una baja del 39 por ciento con respecto al año anterior. Añadió que en comparación con el 2016 hubo una disminución del 45 por ciento.

“La baja surge como producto del plan que pusimos en marcha en el 2015 y que estamos ejecutando. Se trata de los cambios en el Código Procesal Penal con respecto a la prisión preventiva”, remarcó el radical.