Tal como lo anticipó nuestro medio, la Justicia puso desde el minuto cero la lupa en la salud  mental de Raúl Herrera, el sujeto que el miércoles en la noche se robó un remís de la esquina de Moreno y San Juan de nuestra ciudad.

Es que los investigadores no podían entender la actitud del hombre que “sin un plan concreto” se subió al auto y comenzó una loca carrera por calles de la ciudad y distritos.

Aunque la investigación tiene como título de carátula “robo agravado”, la fiscal del caso ordenó que fuera llevado al servicio de Salud Mental del hospital Schestakow.

En el nosocomio, el joven oriundo de La Pampa,  será sometido a diversos exámenes, ya que hay indicios que lo muestran como una persona desordenada psíquicamente.

Vele recordar que Herrera fue aprehendido en Salto de la Rosas, luego de que la Policía hiciera un piquete en la ruta. En el momento de la detención, alcanzó a ser golpeado por algunos taxistas que participaron (a toda velocidad) de la persecución.

Mientras tanto, las autoridades policiales siguen muy molestos con la actitud de los trabajadores del volante, argumentando que “pusieron en peligro la vida de terceros” y “entorpecieron la acción policial”.