El próximo lunes 26 de junio comienza el juicio a Verónica González, la mujer acusada de darle muerte a su pequeño hijo en octubre del año pasado. Macabro episodio que tuvo lugar en la casa donde ambos vivían en calle Los Franceses al 1600.

El 18 de octubre pasado, San Rafael se conmovía al enterarse de un espeluznante episodio, que tuvo lugar en la calle Los Franceses al 1600 de nuestra ciudad. En esa casa aparecía muerto, de manera violenta, un chiquito de apenas 4 años de edad, y la principal sospechosa era su mamá, Verónica González.

Cuando llegó la Policía, fueron atendidos por la madre, que estaba toda ensangrentada (había intentado cortarse las venas), quien los condujo hasta la habitación donde se encontraba el niño acostado en la cama, sin signos vitales.

A partir de allí todo fue un revuelo. La ciudadanía no salía de su asombro al enterarse que el indefenso pequeño había muerto asfixiado con una almohada, y era su progenitora la acusada.

La mujer quedó detenida desde el primer minuto por orden de la Jueza de Instrucción, Dra. Paula Arana. Luego vinieron días movidos, donde González iba de la cárcel a psiquiatría del Schestakow y viceversa, hasta que se comprobó que era totalmente consciente de sus actos, algo que quedó demostrado en la audiencia de procesamiento y prisión preventiva. Fue justamente ese día donde se acoplaron datos escalofriantes, como por ejemplo que la mujer le dio al niño un medicamento que contenía una droga con efectos sedantes.

Será el próximo lunes y hasta el 5 de julio donde se vivirán días de intensos debates en la Segunda Cámara del Crimen de nuestra ciudad. Juicio donde intervendrán como jueces los doctores Jorge Yapur, Néstor Murcia y Julio Cesar Bittar.

Verónica González, de 38 años de edad, se sentará en el banquillo de los acusados para responder por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”, donde arriesga una pena elevada.

Tal como se vio en la audiencia de prisión preventiva, la defensa intentará justificar la acción de la mujer en su pasado tormentoso, con una historia de muertes violentas en la familia, de abusos y de abandono. No obstante, hay demasiados elementos, que se ventilarán en el juicio, donde se demuestra que la acusada estuvo lúcida y consciente a la hora de actuar.

Silvio Barroso