Las listas de cada candidato a presidente de Boca quedaron confirmadas la semana pasada y cada frente empezó a jugar fuerte. Juan Román Riquelme, quien tuvo acercamientos con los tres bandos, finalmente se inclinó por el de Jorge Amor Ameal, uno de los opositores. Se postuló como vicepresidente segundo (detrás de Mario Pergolini) pero se dedicará al departamento de fútbol profesional. De cara al 8 de diciembre, tendría un nombre que le hará sombra por parte del otro opositor, José Beraldi.

La nómina Volver a Ganar está tras los pasos de Gabriel Omar Batistuta para convencerlo de transformarse en el nuevo manager en caso de ser electo Beraldi en los comicios del mes próximo, según pudo averiguar Infobae.

Cientos de hinchas y socios corearon el nombre de Riquelme ayer en el partido contra Unión y respaldaron su participación activa en las próximas elecciones, aunque lógicamente muchos otros pueden inclinarse por las otras dos listas. Todo está por verse.

Lo concreto es que Bati estuvo, casualmente, muy cerca de Román la semana pasada. Ambos se entrevistaron y compartieron unos minutos con el tenista suizo Roger Federer durante su exhibición en Buenos Aires (de hecho el europeo le dedicó trazó una comparación con el 10). Y ahora podrían competir en las urnas xeneizes.

Hace algún tiempo, el ex centrodelantero de 50 años había declarado su deseo de desembarcar en el club de la Ribera, donde jugó en la temporada 90/91, en el puesto de manager. Fue antes de que Nicolás Burdisso fuera elegido por Daniel Angelici para hacerse cargo de la secretaría técnica.

Cabe recordar que Batigol tuvo una experiencia en Colón de Santa Fe desde 2011 a 2013 como directivo y en 2018 se recibió como director técnico con el título de UEFA A. En mayo de este año sonó como posible DT del Middlesbrough de la segunda división inglesa y Diego Armando Maradona lo llamó para integrar su cuerpo técnico en Gimnasia La Plata, oferta que declinó públicamente por la intervención quirúrgica a la que se sometió en septiembre.

En las últimas semanas se exhibió en muletas durante el lanzamiento de su documental, en plena rehabilitación después de que le colocaran una prótesis en su tobillo izquierdo. Batistuta está ligado sentimentalmente a Boca (es hincha confeso) y tendría la oportunidad de retornar a la institución, algo que se frustró en el cierre de su carrera, cuando dijo adiós al fútbol en Qatar luego de sufrir varias lesiones. Y no se mantiene ajeno a la realidad deportiva del equipo: celebró el último título xeneize, la Supercopa Argentina ante Rosario Centralen las redes sociales.

Por su parte, Beraldi tendrá que resolver qué hacer con Burdisso, que tiene contrato hasta fines de 2020. Mientras tanto busca definir un entrenador en reemplazo de Gustavo Alfaro, ya que declaró públicamente que no le renovará el vínculo que vence a fin de año si gana las elecciones. Por lo bajo, maneja dos nombres: Miguel Ángel Russo, con el que convivió como dirigente en 2007, y Martín Palermo, quien acaba de marcharse del Pachuca mexicano tras no clasificarse a la liguilla.

El dirigente que hará fórmula con Royco Ferrari reveló haber tenido varias reuniones con Riquelme y, después de que el ídolo confirmara su adhesión a la agrupación de Ameal, publicó un comunicado en el que afirmó que Román le había solicitado algo “inaceptable” para formar parte de su lista. Caída su primera opción, va en busca de otro nombre pesado aunque sin tanta historia en el club para imponerse el 8/12 en las urnas.

Fuente: www.infobae.com