La institución comandada por las Carmelitas Misioneras Teresianas está pasando por una situación delicada. Es que la angustia se hizo presente en el histórico hogar para ancianos de Independencia y Las Heras, debido a que el Pami les retiró el servicio de prestaciones médicas.

Se trata de una entidad sin fines de lucro y funciona gracias a la colaboración de la Sociedad de Damas de Beneficencia. En definitiva, el asilo puede contener a los 50 abuelos que allí residen con la  ayuda de la ciudadanía sanrafaelina.

La hermana Hilda, referente del hogar, señaló que “hace un par de semanas, nos notificaron que nos quedábamos sin el servicio de salud. Es decir, sin la colaboración del médico, de la enfermera y del kinesiólogo”.

“No sabemos los motivos, lo único que sabemos es que un día nos llegó la notificación del Pami avisándonos que se terminaba esa prestación”, añadió la religiosa.

En tanto que Bárbara, colaboradora de la institución, expresó: “Después  de mucho reclamar, desde el Pami nos dijeron que lo único que nos pueden dar es el servicio de kinesiología, pero únicamente 30 prestaciones por año. Eso no alcanza para nada, porque hay abuelos que eso lo gastan en un mes”.

“¿Cómo hacemos para rehabilitar a un abuelo al que le dio un ACV o a otro que le tienen que colocar una prótesis si no tenemos kinesiólogos?”, preguntó con firmeza.