En medio de los anuncios de recesión al menos hasta marzo, alta inflación y la volatilidad del precio del dólar, esta semana el Gobierno dio a conocer los nuevos aumentos en el gas, más altos de lo anunciado en un primer momento, y además autorizó una «compensación» a las empresas distribuidoras de gas que pagarán los usuarios desde enero. En medio de la polémica, el secretario de Energía, Javier Iguacel, negó que la compensación sea por el precio del dólar, ratificó que el aumento será en promedio del 34,7 %, aunque reconoció que será mayor en los sectores de menos recursos, y señaló que «más de la mitad» de los que se quejan en las redes sociales del aumento del gas «son militantes kirchneristas». También comparó lo que se paga por año por el gas con lo que suman las factura del cable anuales.

El exministro de Energía —ahora secretario de Estado tras los cambios en el Gabinete— señaló: «El aumento promedio es 34,7 %, depende la categoría. Los consumidores pagaban en función del volumen del gas, el que consumía más, pagaba más, no sólo porque consumía más sino porque había un precio más alto que había puesto el kirchnerismo supuestamente para pagar el gas importado, que nunca terminó haciéndose así y lo terminó pagando el Estado». Lo que hicimos fue uniformizar para que todos paguen el mismo precio por el gas, señaló Iguacel, para que la diferencia se dé entre quienes consuman más y los que consuman menos, y no en el precio diferenciado del fluido. «(En los sectores medios y bajos) el aumento es un poquito mayor (al 34,7 %) y en lo más alto es un poco menor, pero el promedio da 34,7 %», aseguró.

«Es cierto que cuando uno recibe la factura del invierno, sobre todo si en una casa, no en un departamento, como son bimestrales el número es alto. En Argentina consumimos entre 4 y 6 veces más gas en invierno que en verano, que es una de las cosas que queremos corregir con el sistema de la factura plana previsible, a partir del invierno que viene», dijo Javier Iguacel en el programa Sábado Tempranísimo de radio Mitre.

Y agregó una comparación polémica: «Cuando mira el consumo anual, aún después del aumento del 34,7 %, con estos precios del gas para el año que viene el 70 % de los hogares por año va a pagar un promedio por mes $ 700 (al mes), que es la mitad de lo que pagan por el cable. Hicimos una correlación y casi todos (esos hogares) tienen el cable, muy pocos no lo tienen. Por ahí uno no se da cuenta porque en el verano no mira la factura de gas. Cuando uno lo prorratea y lo hace mensual, el 70 % de los argentinos, aún con el aumento incluido, pagan la mitad de lo que pagan en el cable todos los meses; el cable aumentó el 1.200 % en los últimos diez o doce años«.

Al ser consultado por cómo afectan las subas, por ejemplo, a los panaderos, Iguacel contestó: En el caso de los comercios pequeños, P1 y P2, le pusimos un tope para que no le quede un incremento superior al promedio del resto y le estamos dando una ventaja a las Pymes y a los pequeños panaderos para que sigan pagando menos».

 

Fuente:www.clarín.com