Estados Unidos aplaudió la salida del poder de Evo Morales, que este domingo renunció a la presidencia de Bolivia previo a denunciar un golpe de Estado.

El escrito, que se tituló «Declaración del presidente Donald J. Trump sobre la renuncia del presidente boliviano Evo Morales» calificó la salida del Gobierno del ahora exjefe de Estado como «un momento significativo para la democracia en el hemisferio occidental».

«Después de casi 14 años y su reciente intento de anular la constitución boliviana y la voluntad del pueblo, la partida de Morales preserva la democracia y allana el camino para que el pueblo boliviano escuche sus voces», subrayó el comunicado difundido por la Casa Blanca. En este sentido, aseguró que Estados Unidos «aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la constitución boliviana».

Para finalizar, consideró que «estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán». «Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre«, cerró el Gobierno de Donald Trump.

Por su parte, Evo Morales salió a hablar a través de Twitter, donde volvió a remarcar que sufrió un golpe de Estado y denunció muertes por la represión policial. «Después del primer día del golpe cívico-político-policial, la policía amotinada reprime con bala para provocar muertos y heridos en El Alto», escribió el exmandatario en la red social, y agregó: «Mi solidaridad con esas víctimas inocentes, entre ellas una niña, y el heroico pueblo alteño, defensor de la democracia».

Este domingo, Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron en medio de masivas protestas y motines policiales en su contra y luego de que la OEA diera a conocer un informe que confirmaba el fraude en la primera vuelta electoral del pasado 20 de octubre que lo dio como ganador.

La decisión fue anunciada después de que el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón, le solicitaran que diera un paso al costado para desactivar la crisis política y social.

 

Fuente: www.tnmundo.com