Que Cornejo espera hasta último momento para sacar a la luz nombres cuando de ocupar cargos se trata, no es una sorpresa. Desde que resultó electo gobernador jugó al misterio, quizás es una forma de  demostrar poder, ya que todos se mantienen expectantes frente a un hombre que define en solitario los colaboradores.

Sin embargo, los tiempos se agotan y en pocos días tiene que definir el nombre de la persona que reemplazará a la ministra de Salud Claudia Najul que ya tiene la valija lista para desembarcar en el Congreso Nacional.

Como siempre, y sobre todo cuando el que elige es hermético, aparecen una infinidad de candidatos. En este caso, el gobernador no tiene mucho tiempo para darlo a conocer. Aunque es casi una obviedad que lo debe tener definido hace rato, considerando que no era sorpresa que Najul se iba a convertir en diputada nacional.

En tal sentido aparece en la lista el Dr. Abel Freidemberg, el actual delegado en la Zona Sur del Ministerio de Salud, una persona que tiene experiencia en salud pública, no solamente por este último cargo, sino porque también supo estar en la trinchera cuando le tocó ocupar el cargo de gerente asistencial del Hospital Schestakow.

Pero los antecedentes del pediatra no es lo único que pesa, dado que no es un dato menor que al Gabinete hay que darle un poquito más de federalismo. No es descabellado pensar entonces en que el Sur tiene que estar presente, sobre todo cuando hay por delante uno de los desafíos más importantes que tiene la salud púbica mendocina en materia de infraestructura, con la monumental obra de ampliación del nosocomio local, la más importante de los últimos 40 años.

Por otro lado, no hay que olvidarse que Freidemberg sonaba, y fuerte, como candidato a legislador provincial, y por cuestiones de intereses, promesas y compromisos internos quedó afuera.

Alguien de “extrema” confianza con Cornejo le viene diciendo desde hace rato al gobernador que lo tenga en cuenta al médico sanrafaelino.

De todas maneras, el norte es el norte.