La candidata a Diputada Nacional por Santa Fe explicó que la semana pasada le ofrecieron dinero a sus compañeros para que se bajen del espacio.

Amalia Granata se postuló como candidata a diputada nacional en las elecciones primarias abiertas simultaneas y obligatorias (PASO) del 13 de agosto, y recibió la cantidad suficiente de votos como para poder presentarse en las generales de octubre por el frente Partido Popular.

Sin embargo, ahora la rubia se sentó en el living de Intrusos, y disgustada, denunció que le embarraron la campaña.

“Unos días antes de que se tenga que presentar la nueva lista en la junta electoral de Santa Fe, se me bajaron 5 candidatos, me enteré porque un contacto me avisó de esa maniobra, y ellos ahora arreglaron con otro espacio. A mi se me caía la lista y en una tarde tuvimos que subir a dos suplentes y presentar todos los papeles”, explicó Granata.

“El viernes de la semana pasada, llamaron a 3 de mis candidatos ofreciéndole que ellos pongan la cifra para renunciar, porque necesitan que a mi se caiga la lista para que entre un diputado de otra fase”, dijo y luego aseguró que el político que pretende boicotearle la campaña es Diego Giuliano, pre candidato a diputado nacional por el frente Un País.

“De parte de él fue el llamado telefónico que recibió la gente de mi lista”, aseguró la candidata, y aclaró que “Sergio Massa no tiene nada que ver” con lo ocurrido. En relación a esto, sostuvo que es difícil que los líderes nacionales sepan qué hacen cada uno de los candidatos en los diferentes distritos.

Del mismo modo, contó que al principio quedó impactada cuando se enteró que le habían ofrecido dinero a sus candidatos, pero que después, cuando empezó a investigar, se dio cuenta que este tipo de negociaciones eran algo muy normal en el mundo de la política.

Además, confirmó que ya presentó la denuncia en el colegio electoral, y que uno de los candidatos que recibió el llamado va a declarar ante la justicia.

Por otro lado, la rubia habló de su primer proyecto de ley, que dice que los candidatos que sean “deudores alimentarios morosos no se puedan presentar a las elecciones para aspirar a un cargo público”, y explicó que lo propuso porque el ejemplo para la sociedad tiene que “venir desde arriba”.

“Es un tema del cual sé, porque hace 9 años que vengo luchando por esto, y hasta el día de hoy sigo yendo a tribunales. Las mujeres no somos escuchadas en el Congreso, y todavía sigo con la causa relacionada con Cristian Ogro Fabbiani”, dijo.

“Yo tengo buena relación con él, pero hay una deuda de dos años que todavía no se cumplió. Él manda el monto que le parece, y por cuatro meses no manda nada, y después envía todo junto. Yo mantengo a mi hija y nunca puse una excusa, y que la jueza no pueda resolver esa situación, me parece ridículo, por eso quiero cambiar leyes que representan a la minoría”, cerró.

 

Fuente: www.bigbangnews.com/farandula

www.ciudadanosur.com.ar