BERLÍN (AFP) .- La justicia alemana se pronunció hoy sobre un asunto muy esperado, la “herencia digital”, es decir, el acceso a los datos privados de las cuentas Facebook en un caso que opone al gigante estadounidense y a los padres de una adolescente muerta.

Los progenitores se dirigieron inicialmente a Facebook, en vano, para recuperar los contenidos y las conversaciones de su hija en la red social, antes de que fuera atropellada por un vagón de metro en Berlín, a los 15 años, en 2012.

Los padres esperaban comprender las circunstancias de su brutal muerte -accidente o suicidio- al buscar escritos que explicaran si la joven deseó poner fin a sus días.

La pareja invoca el hecho de que los contenidos que figuran en la cuenta Facebook de su hija son jurídicamente idénticos a los diarios íntimos o cartas que pueden ser entregadas a familiares tras un fallecimiento, como si se tratara de una herencia.

La Corte federal de justicia alemana de Karlsruhe dictaminó hoy sobre este asunto, y finalmente le dio la razón a los padres.

En 2015, en primera instancia, la justicia dio la razón a los padres. El tribunal de Berlín estimó que el contrato suscrito entre la internauta y Facebook entraba en el ámbito de la sucesión, incluidos los contenidos digitales publicados en la cuenta.

Al ser menor la fallecida, los padres tenían el derecho de saber cuándo y con quién se comunicaba en Facebook, habían considerado además los jueces.

Pero dos años más tarde la Corte de apelación de Berlín adoptó la posición inversa y se sumó al argumento del gigante estadounidense sobre el respeto a la vida privada. Esta Corte recordó que “el secreto de las telecomunicaciones está garantizado por la Ley fundamental” alemana y se aplica también a los contenidos de las cuentas Facebook.

Las personas con las que la joven estuvo en contacto pueden también aspirar a la protección de esa correspondencia digital, de naturaleza privada, agregaron los magistrados berlineses.

 

Fuente:www.lanación.com