Se trata de Marina Arias Da Pra, 31 años, vecina de San Rafael que estudió en el colegio Comercial y que su mamá fue la persona donante vivo, quien mejoró su vida al trasplantar un riñón para Marina.

“Les pido que se registren como donantes, que ingresen en las respectivas paginas, creo que donar es un acto de amor, es dar vida, el trasplante no es un milagro porque no hay trasplante si no hay donante

Mirá la nota completa