Después de 14 años de ser lideres indiscutidos en las urnas, el equipo que lideran los hermanos Félix sufrió una gran derrota, no por la diferencia respecto de los porcentajes, sino por el significado.

Ocurre que las espadas de Omar y Emir no se cansaron de decir, apenas terminada la elección que lo importante es ganar, “aunque sea por un punto, o menos de un punto”. Algo que finalmente pasó, pero al revés.

Los datos oficiales indican, con el 99 % de las mesas escrutadas, que el Frente Cambia Mendoza tiene el 45,11 % de los votos y el Frente Somos Mendoza 44,5 %.