Lo que empezó como una «experimentación» terminó con una situación que podría haber derivado en una tragedia. En la ciudad de Ovar, en el centro de Portugal, un joven de 22 años intoxicó a toda su familia con un bizcochuelo de marihuana que cocinó de su propia «huerta»: la policía descubrió que tenía un invernadero de plantas de cannabis.

Los intoxicados fueron seis, toda la familia del joven, entre los que había un nene de cuatro años. De acuerdo a los médicos que acudieron a la casa tras una llamada de emergencia, pudieron brindarle asistencia a todos y luego internarlos.

«Después de ser asistidos en el lugar por el Instituto Nacional de Emergencias Médicas y los Bomberos Voluntarios de Ovar, la familia fue llevada a una unidad de hospital donde fueron internados», aseguró la Guardia Nacional Republicana en un comunicado, según informa el medio portugués JN.

Los investigadores comprobaron que la intoxicación que provocó vómitos y mareos en todos los miembros de la familia fue causada por el bizcochuelo elaborado con hojas de marihuana.

El joven que lo había cocinado tenía un invernadero en el fondo de la casa, que fue incautado por la policía. Además le secuestraron dosis de marihuana, un triturador y un termómetro.

 

Fuente: www.tnmundo.com