El joven colombiano fue echado del grupo de WhatsApp por causar disputas con sus comentarios, no se aguantó y fue a juicio para volver.

Los grupos de WhatsApp muchas veces se crean para un propósito, por ejemplo organizar una salida de amigos o para pasar informaciones de un materia de la facultad. Sin pocas son las veces en las que su función se mantiene o no termina cayendo en banalidades o debates fuera del tópico inicial.

Así fue el caso que pasó en Colombia dónde Mauricio Gómez Campos al ser eliminado de un grupo de WhatsApp fue a la justicia a pedir que lo reincorporaran. Al parecer el joven colombiano no se aguantó que lo excluyeran e interpuso un recurso judicial para pedir que lo reintegren.

El conflicto inició tras un par de opiniones de Campos que el resto del grupo catalogó como polémicas. Las, como las llamaron el resto de los integrantes, “posiciones filosóficas” del joven estaban dañando al grupo por eso el administrado creyó que la mejor decisión era apartarlo.

Por eso el colombiano impuso un recurso legal llamado “tutela” contra el administrador, Helio Díaz, alegando que con su eliminación se se violó el derecho a la no discriminación. Esto fue negado el juzgado sin embargo el joven apelará.

Según explica Campos, estudiante de Derecho, ese grupo de WhatsApp cumplía un función de informar situaciones de la clase, pero desde el juzgado remarcaron que no es un canal oficial de la universidad sino un conjunto de amigos.