Andrea Berrino, Julia Sebastian, Santiago Grassi y Federico Grabich hablaban con la prensa. Hacían un análisis de su performance en la posta 4×100 medley mixta, donde habían culminado en el cuarto lugar. La medalla había quedado ahí cerquita. O no tanto. Una persona se acercó y les avisó que eran de bronce. La sorpresa y emoción invadió a los nadadores argentinos que sumaron una nueva presea al medallero nacional.

¿Qué pasó? En primer lugar terminó Estados Unidos con un registro de 3m42s96, seguido por Brasil (3m48s61) y Canadá (3m49s97). Sin embargo, a último momento, los norteamericanos fueron descalificadospor un error en el relevo.

Entonces, Argentina, que había culminado en el cuarto lugar, se subió al podio. De yapa, con récord argentino de 3m50s53.

Cuando quedan tres jornadas para el final de los Juegos, Argentina se ubica en la sexta posición con 20 medallas de oro, 21 plateadas y otras 21 de bronce.

Argentina está a un oro de igualar la performance de Guadalajara 2011 y a seis de alcanzar su mejor resultado en Panamericanos de los últimos 24 años.

 
Fuente: www.clarín.com