Este miércoles desde las 11, el fiscal Sebastián Scalera y la jueza Brenda Madrid tendrán las audiencias para determinar si Pablo «Bebote» Álvarez y otros dos acusados en la causa por supuesto fraude contra el club Independiente finalmente serán aceptados como imputados colaboradores. El testimonio clave es el del ex jefe de la barra brava, que apuntó contra Pablo Moyano como principal responsable de la maniobra que se investiga. 

Una primera prueba complica a Pablo Moyano, y si la justicia acepta a Bebote Álvarez como «arrepentido», su situación judicial podría ser aún más difícil. Como contó Clarín, en los últimos días ingresó a la fiscalía una pericia que confirma lo declarado por el ex barra brava cuando se refirió a una organización que se montó para defraudar en cifras millonarias al club que conducen el líder de Camioneros y su hijo. 

En este tramo de la causa, la acusación es por defraudar “al Club Independiente mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas, “protocolos” de acceso a los espectáculos deportivos de dicha institución, bonos y cuotas sociales por fuera del ámbito societario y sin ingresar el producido económico al patrimonio del Club”.

El expediente la tiene la jueza Brenda Madrid, a cargo del juzgado de garantías 9 de Avellaneda tras la suspensión de Luis Carzoglio, quien está bajo un proceso disciplinario por hechos anteriores a la causa de Independiente. La magistrada conducirá la audiencia donde se evaluará el testimonio de los tres «arrepentidos» que tiene el expediente.

En diciembre pasado, «Bebote» Álvarez declaró durante más de seis horas ante el fiscal Sebastián Scalera. Allí, buscando ser considerado un «arrepentido», explicó cómo lograban conseguir las entradas de protocolo para los partidos y complicó a Pablo Moyano. “Todos los que están detenidos obedecían órdenes mías, no pueden ser organizadores de la asociación ilícita”, inició el ex barra brava. Y siguió: “Pero yo recibía todas las órdenes de Pablo Moyano, él me daba las indicaciones, la plata para los viajes, los partidos, él manejaba todo”.

Los otros dos acusados que buscan ser imputados colaboradores, sonDamián Lagaronne y otro barra llamado César «Ninja» Godoy. Ambos, corroboraron los dichos de Álvarez sobre el funcionamiento de la barra brava y que las órdenes eran bajadas por Moyano.

La jueza evaluará este miércoles si esas declaraciones fueron prestadas libremente. Si así lo considera, las incorporará de manera definitiva al proceso, en el carácter en que fueron brindadas, es decir, cómo colaboradores o arrepentidos.

De aceptarlos bajo esta figura, «Bebote» y los otros dos arrepentidos podrán acceder a reducciones de la pena que les pueda corresponder, en juicio oral o abreviado, y a otros beneficios, como el arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

En los próximos días, además, el fiscal Scalera pedirá la elevación a juicio oral del primer tramo del expediente que incluye a Bebote Álvarez,  Damian Lagaronne, Roberto (Polaco) Petrov, Noray Nakis,  Hector “Yoyo” Maldonado, entre otros.

Por otra parte, se desdobló del expediente principal otro tramo de la causa vinculado a Pablo Moyano (a quien según escuchas telefónicas del caso llaman «Salvaje»), Ayelen Petrov (hija del Polaco, custodio de los Moyano) y Carlos Zambrana (conocido como Carlin del barrio Pepsi), ya que todos ellos fueron indagados con posterioridad a otras decisiones por parte del fiscal y la jueza.

Fuentes judiciales aseguraron a Clarín que el cierre de la instrucción y eventual elevación a juicio del tramo que incluye al hijo del líder de Camioneros «ocurrirá un poco más adelante».

La causa

El expediente investiga una serie de maniobras, entre ellas la confección de listados de personas (que aportó Bebote Álvarez en su declaración) que se enviaban a la firma Sistemas Integrados SA para imprimir a su nombre las entradas y cuotas apócrifas. El listado se llamaba «Damián» porque era Damián Lagaronne-otro de los barras que respondía a «Bebote»- quien llevaba a la firma todo.  

Días después, retiraba un sobre con las cuotas sociales, los bonos y los protocolos. Esto era entregado a Álvarez antes de los partidos. 

Con esa cuota social que se daba por paga -ya que que así la hacían figurar en el sistema-, ingresaban al estadio apoyando el carnet en el molinete. Esto generó una defraudación millonaria al club ya que cientos de personas entraban sin pagar a decenas de partidos.

 

Fuente: www.clarín.com