Luego de protagonizar una violenta protesta en el Hospital Garrahan, al punto de romper a golpes una puerta del establecimiento, el sindicato Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) emitió un comunicado en el que intentó justificar su accionar.

En un comunicado publicado en sus redes sociales, los representantes del gremio apuntaron contra el presidente del Concejo de Administración, Carlos Kambourian, por «hacer oídos sordos» a sus «solicitudes y reclamos».

«Nos niega sistemáticamente la posibilidad de discutir el modelo de hospital y el mal uso de su presupuesto, tomando decisiones que desfinancian a nuestra institución y que nada tienen que ver con el objetivo para el que fue creada», indica un fragmento de la carta.

Y agregan: «producto de su impericia y escasa visión de futuro, en el segundo semestre del año se evidencian problemas presupuestarios para el funcionamiento del hospital».

Además, alegaron que su conducta respondió «al agotamiento de todas las instancias de dialogo solicitadas por nuestro gremio desde hace un tiempo a esta parte. También denunciaron que el presidente del Consejo de Administración «designó amigos y familiares sin concurso ni experiencia en cargos con sueldos superiores a $120.000, sin permitir que el personal de planta y carrera se desarrolle, realizando concursos digitados para su conveniencia política. Creando coordinaciones a medida de sus amigos sin objetivos concretos».

«Kambourian promovió el pase a planta de todos los contratos que ingresaron en estos años de su gestión» manifestaron desde UPCN, e insistieron: «seremos firmes en nuestros pedidos y planteos por eso decimos basta a este uso omnímodo del poder que hace el Dr. Kambourian.

En contraste, trabajadores del lugar que no responden a este organismo se manifestaron en contra de las acciones llevadas a cabo por UPCN. Tal es así que pegaron panfletos en distintos lugares del centro médico con la leyenda «No queremos sindicatos patoteros y violentos en el Garrahan, así no nos representan». «Si agreden y violentan a la alta conducción de la institución, ¿qué nos queda para los que somos simples empleados», reza uno de los mensajes.

En el centro del folleto se lee en mayúsculas: «¿Para esto quieren volver? Lo curioso y llamativo es que el romper a golpes la puerta del Consejo de la Administración fue porque no los dejan hacer lo que están acostumbrados: manipular los concursos«.

El hecho disparador tuvo lugar el pasado 17 de septiembre, aunque las imágenes tomaron estado público tres días después. En ellas se puede ver la manifestación en la que miembros de este sindicato interrumpieron en el hospital con bombos, aplausos, y al grito de «UPCN, UPCN». Durante la protesta rompieron a golpes una de las puertas del reconocido nosocomio especializado en salud infantil.

Alertados por personal del hospital que llamó al 911, efectivos de la Comisaría Vecinal 4 A de la Policía de la Ciudad acudieron al lugar para calmar la situación. Tres de los manifestantes fueron detenidos. En el caso intervino la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 40, a cargo de Blas Matías Michienzi.

Fuente: www.infobae.com