El Ministerio de Seguridad de nuestra provincia mostró preocupación en relación a los llamados al 911, teniendo en cuenta que los datos obtenidos de las llamadas indican que, del total, la mitad son falsas.

Las autoridades informaron que de los cientos de llamados que se reciben, gran parte de ellos son bromas de mal gusto.

Por ejemplo, uno de los casos más comunes son las amenazas de bomba en establecimientos escolares, las cuales, curiosamente, se intensifican en las semanas donde se toman exámenes.

Ante un aviso de posible bomba, el desplazamiento es importante, dado que se tienen que movilizar los bomberos, los efectivos de explosivos y generar toda una logística para desocupar el colegio. En tal sentido, realizar ese tipo de operativo genera mucho dinero.

Desde el Gobierno recomiendan a la población usar este servicio de forma responsable, ya que detrás del 911 hay un equipo de policías que trabajan las 24 horas para atender los llamados de los ciudadanos que necesitan ayuda de forma urgente.