Quizás muchos no lo saben, pero, con la reforma del Código Procesal Penal, la víctima de un delito tiene derecho a participar de las ‘audiencias de solicitud de beneficio’ del victimario que está cumpliendo condena.

Esto significa que el que sufrió el delito puede estar presente, e incluso hasta puede opinar, cuando el preso pide el beneficio de la salida transitoria, de la semilibertad o de la libertad condicional.

El Secretario de los Juzgados de Ejecución Penal (I y II) de la provincia, Dr. Aldo Yunes, manifestó al respecto que “antes ese acto era un simple papel, en cambio ahora eso se decide en una audiencia oral donde además de escuchar el pedido del preso, también se escucha la palabra de la víctima”.

Es correcto tener en cuenta que esos Juzgados (están en la capital) son los que deciden sobre la vida del condenado, en relación a temas de salud, visitas, beneficios de salidas y libertad.

Los magistrados vienen cada 10 días a San Rafael a realizar las audiencias, las que, desde hace un mes y medio, se hacen en la propia cárcel de nuestra ciudad, en un lugar acondicionado especialmente para eso.

Es en esos debates orales donde los condenados tienen la posibilidad de pedir beneficios, como por ejemplo, salidas transitorias, régimen de semilibertad para ir a trabajar o la libertad condicional.

“Para que un preso pueda pedir la salida transitoria se tienen que dar dos cosas, por un lado tener cumplida la mitad de la condena, y por otro reunir ciertas condiciones, tales como no ser reincidente, tener buen comportamiento, haber estudiado o trabajado dentro del penal, etc. Pero no es tan sencillo hoy”, explicó Yunes.

El funcionario judicial aseguró que en la actualidad no ocurre lo que un gran sector de la sociedad cree en relación a que los presos recuperan fácilmente la libertad. “De las 30 audiencias que se hacen por mes solamente el 20 por ciento logra salir, es decir que del total que solicita la libertad, únicamente salen beneficiados alrededor de 6 personas”, remarcó.

“Lo bueno es que hoy, con la reforma del Código, independientemente de que si el preso cumple con todas las condiciones para tener salidas transitorias, el juez tiene que escuchar a la víctima en esas audiencias, ya que muchas veces ocurre que esa persona expresa tener miedo si el victimario sale puertas afuera de la cárcel”, relató.

Silvio Barroso