Una familia británica había planificado unas vacaciones de verano en Egipto. Pero los días de descanso se transformaron en una tragedia. Una nena de cuatro años se cayó en la pileta del hotel y se murió ahogada.

Según confirmó The Sun, la víctima fue identificada como Skia Watson. La pequeña había viajado junto a su hermana Lystasia, de 11 años, su tía y su primo. Todos se hospedaban en el lujoso hotel Seagull Beach Resort en la ciudad de Hurghada.

La familia detalló que la nena se había resbalado y golpeado la cabeza antes de caer al agua. El guardavidas que estaba en ese turno se dio cuenta de inmediato y la rescató, pero sus intentos para reanimarla fueron en vano.

La tía de Skia salió al cruce contra el hotel, ya que denunció que había solo una persona custodiando la zona de las piletas. Y, a su vez, aseveró que el socorrista no sabía practicar reanimación cardiopulmonar.

Con respecto a los detalles del accidente, la tía de la víctima explicó que habían perdido de vista a la nena por unos minutos hasta que vieron que el guardavidas la estaba sacando del agua.

Sin embargo, desde el establecimiento rechazaron tener algún tipo de responsabilidad. «Este accidente ocurrió porque la nena no estaba siendo observada«, manifestó.

 

Fuente: www.tnmundo