En el peor partido de este grupo de jugadores en todo el año, los Pumas cayeron 16-10 ante Australia y sumaron su segunda derrota en dos partidos en el Rugby Championship 2019, en Brisbane.

Sin la intensidad que había caracterizado a este grupo durante todo el Súper Rugby y en el primer partido del año con la camiseta argentina ante Nueva Zelanda, los Pumas tuvieron un partido para el olvido. Con rendimientos individuales muy bajos, falta de paciencia en el ataque, grietas en defensas y formaciones fijas deficientes (cinco penales en el scrum y terrible noche de Julián Montoya en el lanzamiento del line-out, desaprovechando su primera titularidad en cuatro años), poco se pudo hacer ante un seleccionado australiano al que le alcanzó con poco para quedarse con la victoria.

Se trata de la séptima derrota consecutiva de los Pumas en test matches, octava si se cuenta el amistoso ante Barbarians en noviembre. Luego de una semana de descanso, habrá revancha ante Sudáfrica, en Salta. Los Springboks pueden ser campeones, luego de haber igualado hoy en Wellington con los All Blacks 16-16 y de ubicarse como líderes del torneo, con 7 puntos, seguidos con 6 por Nueva Zelanda. Australia suma 4, mientras que cierran los Pumas con 2.

Si algo cabe rescatar es la actuación de Facundo Isa en su regreso al seleccionado luego de tres años de ausencia, que no fue muy utilizado pero cada vez que tomó la pelota arrastró marcas y ganó metros, además de marcar el único try argentino, que abrió falsas ilusiones a seis minutos del final. El otro «europeo» que volvió, Santiago Cordero, tuvo poca participación pero fue incisivo. En cambio, Nicolás Sánchez volvió a fallar en la conducción como ante All Blacks en un rendimiento general muy bajo.

El try de Facundo Isa

Australia salió a arriesgar de entrada, intentando jugar de todos lados y planteando un ida y vuelta en el que los Pumas entraron equivocadamente. Aun impreciso, con los gigantes Kerevi, Kuridrani y Koroibete rompió una y otra vez la resistencia argentina. A los 32 llegó al try en una jugada directa de scrum, en la que Moroni falló en la organización defensiva y le abrió un agujero a Koroibete, jugada que definió Reece Hodge.

Los Pumas tuvieron sus chances en el primer tiempo, pero las desperdiciaron por falta de paciencia para cuidar la pelota. La más increíble, una gran acción que incluyó dos offloads y una buena corrida de Moroni, pero que terminó con un knock-on de Nahuel Tetaz Chaparro a dos metros del in-goal. Así, se fueron al descanso en desventaja 10-3.

En el segundo tiempo los errores se incrementaron de los dos lados, configurándose un partido difícil de sobrellevar. Lealiifano amplió la ventaja con dos penales y los Pumas siguieron en el letargo. Una jugada de penal, line-out y maul terminó con Isa zambulléndose en el in-goal y con seis minutos por jugar se encendió una luz de esperanza, aunque más no sea en el resultado. Habría sido una ficción.

 

Fuente: www.lanación.com