Mientras la inflación corre en Fórmula 1 y el sueldo de los trabajadores de Mendoza está cada día más flaco, hay personas que viven del Estado sin pasar necesidades.

Independientemente de la productividad, bastante floja en lo que va del año, los senadores de nuestra provincia se llevan todos los meses a sus casas una cifra suculenta de dinero.

Los legisladores ya tienen depositado el sueldo de julio. Parados frente al cajero automático vieron un número en la pantalla: 145.000 pesos.

Desde el Frente de Izquierda hicieron pública la noticia, al tiempo que reclamaron que se trate el proyecto de Noelia Barbeito para que los diputados y senadores cobren el mismo salario que un docente.

Sin dudas que será algo difícil de aceptar por la clase política, considerando que el sueldo de un maestro está por debajo de la línea de pobreza.

Un dato curioso es que en apenas un año recibieron un aumento de sueldo de 50 mil pesos, ya que en julio de 2018 ganaban 94 mil.

Aunque no hay nada de ilegal, no deja de ser escandaloso, sobre todo cuando hace un par de meses a los trabajadores de la fábrica La Colina les prohibieron la entrada cuando fueron a reclamar a la Cámara de Senadores, institución que comanda la radical-pro Laura Montero.

Fuente: www.diariomendozasur.com

http://dialradio.tv