Karl Münter, un exmiembro de las SS que iba a ser procesado por negacionismo y atentado a la memoria de las víctimas del Holocausto, murió a los 96 años. A su vez, el exoficial fue condenado a muerte tras la guerra, pero nunca fue encarcelado y vivió en el noroeste de Alemania, donde trabajó para el servicio de correos.

«Puedo confirmar que falleció», dijo la portavoz de la fiscalía de Hildesheim, en Baja Sajonia (norte), Christina Pannek, a la agencia AFP e indicó que se trata de una muerte natural.»El proceso en curso contra él queda anulado», añadió.

Münter, implicado en una masacre en el pueblo de Ascq, en el norte de Francia, en 1944, había sido acusado en julio por incitación al odio racial y vulneración de la memoria de los fallecidos.

El exsoldado nazi aseguró a finales de 2018 en la cadena de televisión pública alemana que no creía en la muerte de seis millones de judíos durante el Holocausto. «Leí recientemente en alguna parte que esa cifra era falsa, ya no creo en todo eso», aseguró.

A otra pregunta sobre si lamentaba la masacre de Ascq, en la que murieron 86 civiles, aseguró que no había participado directamente en ella pero respondió: «No, para nada ¿para qué iba arrepentirme?».

«Si detengo a gente soy responsable de ellos. Y si intentan huir tengo derecho a dispararles», añadió. El juicio tenía que celebrarse en Alemania en función del estado de salud del acusado.

 

Fuente: www.tnmundo.com