“La pequeña entró al hospital con un dolor en el estómago que se denomina ‘abdomen agudo’ y luego de unos estudios los médicos descubrieron que tenía cocaína en sangre”, fueron las palabras del fiscal Iván Ábalos en referencia a la niña de dos años que está internada en el hospital Schestakow.

En conversación con Dial RadioTV, señaló que la Fiscalía sigue varias líneas de investigación y, por el momento, nada descarta.

“Estamos manejando todas las hipótesis, ya sea que alguien se la introdujo de forma intencional o bien de manera culposa. Esto último es un adulto que consumió y que la dejó al alcance de la mano”, explicó.

También es posible que la madre, de 22 años, se la pasó a la niña por medio de la lactancia, añadió, considerando que la chica podría ser consumidora. En ese sentido, el fiscal indicó que fue sometida a análisis toxicológicos.

“La hipótesis más fuerte es un consumo irresponsable de un adulto. Es que los menores copian lo que hacen los grandes”, agregó.

La beba vive con su madre, una hermanita y la abuela en un “contexto social vulnerable”, dijo luego el representante del Ministerio Público Fiscal, quien aclaró que la Dinaf está interviniendo desde el primer momento.

 

Fuente: www.diariomendozasur.com

Dial Radio TV